lunes, 22 de septiembre de 2014

Ermita de San Cristóbal



En un trabajo que realicé para el Blog de Antropología de la Universidad para Mayores de la Uji, hice unas pequeñas reseñas sobre las ermitas de l'Alcora.  En lo referente a la se San Cristóbal mas que de la ermita fue mi visión del día del Rollo en los años de mi niñez lo que intente reflejar en el escrito, el cual he revisado para publicarlo en mi blog.

Ermita de San Cristóbal

Pie del los gozos de San Cristóbal
Grande Alcora es tu ventura
en tenerte por Patrón,
porque con este gran don
aseguras su fortuna:
siendo esta tan segura
por tan gran bienhechor;
Cristóbal en la estatura
y en la caridad mayor.

Fachada de la ermita de San Cristbal.


La ermita de san Cristóbal se encuentra situado en lo alto de una montaña que domina todo el pueblo, con vistas impresionantes, en días claros desde ella se puede ver el Montgo como flotando en el mar.
San Cristóbal,es la fiesta del rollo, el día del rollo es la segundo día en importancia en el corazón de los alcorinos, se celebra el lunes de Pascua, el origen de la fiesta se remonta a 1.756, para relatar su importancia y sentimiento que los alcorinos tienen por  esta fiesta, me he permitido transcribir un fragmento   de una “Alba” escrita por D. Ernesto Nebot Porcar[2] sobre los años de 1.950.

 “No os sorprenda, ilustre huéspedes
este alto en la comida;
es Alcora hidalga y noble
y os da cordial bienvenida
Que os da cordial bienvenida
y os rinde admiración,
Hoy en que la tradición
vuelve en pleno desarrollo
digamos algo del “Rollo”
fin que al poeta compete.
Sobre el siglo XVII[3]
nació esta romería
origen de una sequía que la tierra devastó.
El ayuntamiento acordó
reclutar ciento de niños
con promesas y cariños
y subir en rogativa
con infantil comitiva
hacia la ermita hechicera
que a san Cristóbal venera.
Estupefacta la grey
vio caer oro de ley,
lluvia del cielo bendito
haciendo honor a aquel grito
que dice “Aigua i salut”,
prodigando en magnitud
aquel preciado elemento
sobre el campo tan sediento.
El cura y los monaguillos
que guían a los chiquillos
de tan penosa ascensión
regresan en procesión
con todo el Ayuntamiento
y aquel acontecimiento
es premiando a los romeros
con rollos t con dineros
en la Iglesia Parroquial
ante el favor celestial
…/…
El ir con las mejores ropas era habitual el los años cincuenta.
En mis recuerdos de niñez, la fiesta del “Rollo”, la identifico como un día, en que mi madre me despertada de mañana, y vestía con el traje comprado unos días antes y con zapatos nuevos me enviaba a la montaña, con las recomendaciones de que no me apartara del camino, que hiciera caso a los guardias rurales que controlaban a los chiquillos, que no dejara de asistir a la misa, que no fuera por las piedras para que no estropear los zapatos, etc.,, podéis imaginar en calvario que significaba para un chiquillo de ocho o nueve años subir la escarpada montaña con unos zapatos nuevos, vestido con uno de aquellos trajes de chaqueta en que nos disfrazaban, al final tras los empujones para entrar en la iglesia, el polvo del camino, el sudor por la subida y los apretones, salía uno de la iglesia todo sucio y con el traje arrugado, y con los pies tan doloridos que casi le impedían el andar. Pero a pesar de esto siempre lo recuerdo como un día feliz, no solo por el sentimiento de pertenecía y tradición del pueblo (cosa que a los muchachos de nuestra edad nos tenia sin cuidado), sino a que siembre se podía disponer de las pocas monedas que los familiares te daban a cambio de un pedazo de rollo, con las cuales podíamos subir a alguna atracción de la feria.

Entonces la tradición se cumplía a rajatabla, solo a los niños menores de 14 años se le daba el rollo, como ahora a los que iban vestidos de ángel se le daban dos, los vestidos de ángel eran pocos, pues no todos se lo podían permitir.
O habían cambiado las costumbres, o es el día de
de la Dobla, ya llevamos zapatillas.
Otra tradición era el guardar el primer rollo, en aquel tiempo en que se cumplía con servicio militar, pues existía la creencia que el mozo que conservaba el rollo cuando iba al servicio, volvía a casa sin ningún percance.

En la actualidad la fiesta a adquirido en carácter más participativo y familiar, los padres suben con sus hijos a la montaña almorzando juntos, jugando a juegos que algún grupo organiza, las niñas como no podía ser de otra manera participan en plano de igualdad con los niños, bajando todos cantando, ya no hay empujones para entrar en la Iglesia, se entregan rollos a todos los que participan en la romería, y sobre todo los niños ya no suben vestidos con traje, ni llevan zapatos nuevos.
"Els angelets" Día del rollo en la actualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario