miércoles, 28 de diciembre de 2011

VSG El lavadero de l'Alcora


Existen en todas las poblaciones, lugares que por sus singularidades identifican a la misma, en  l’Alcora dentro de una amplia existencia de estos referentes, como pueden ser sus ermitas, el Calvario, la torre campanario, etc., existen otros que sin tener tanta importancia, también están presentes en el imaginario de la población, uno de estos lugares, a juzgar por la abundante información grafica que se posee de él, era el lavadero y la Balsa de la Vila.

El primer lavadero que se construyo estaba en la parte de la balsa que lindaba con el barrio de la Virgen del Carmen, paralelo a lo que hoy se conoce como calle de la Balsa, su construcción supuso una gran controversia entre el Sindicato de Riegos y el Ayuntamiento.
Balsa de la Vila en 1.909 fotografiada
por D. Carlos Sathou
El Sindicato de Riegos se constituyó el 19 de marzo de 1907, según R. O. de la Dirección General de Obras Públicas de 5 de febrero de 1907, de acuerdo a las  disposiciones de la Ley de aguas de 13 de Junio de 1879. Hasta la constitución del sindicato, el Ayuntamiento era la entidad que junto a los propietarios de las huertas, administraba todo lo referente a la utilización del agua. La constitución del Sindicato debió de suponer para el Ayuntamiento, perder el poder de decidir sobre algo tan valioso como era el agua, por lo que no acepto la existencia del mismo de buen grado, consiguiendo su suspensión por R. O. del Ministerio de Fomento de 21 de Julio de 1.911.
 Las diferencias políticas entre el Sindicato creado bajo la iniciativa de la Iglesia[1] y dirigido por personas de ideología conservadora, y el Ayuntamiento que estaba dominado por el partido liberal, liderado por D. Cristóbal Aicart Moya[2], debió ser la principal razón de las diferencias entre ambas entidades, la construcción del lavadero aunque no fue el motivo determinante de la crisis si que tuvo un  gran protagonismo en la misma.
La cronología de la controversia entre el Ayuntamiento y el Sindicato de Riegos, por la construcción del lavadero, se puede seguir en el libro de actas del Sindicato, paso a exponerla.
En acta del Sindicato de 21 de Junio de 1910, se acuerda requerir al Ayuntamiento, por estar construyendo una pared de mampostería dentro de la balsa, que el Sindicato dice que es de su propiedad, autorizando al presidente D. Vicente Gasch Grangel a emprender los “pleitos de hagan falta”.
En acta del día 9 de agosto de 1910, el Sindicato expresa su oposición a la construcción del lavadero dentro de la balsa, porque la balsa pierde mucha capacidad. Enviando un recurso al Ilmo. Gobernador de la Provincia, en oposición a la construcción.
En la Junta General Ordinaria de 26 de Diciembre de 1910, el comunero D, Esteban Albero Granell, manifiesta que se debe entablar la acción que sea procedente sobre las obras que esta haciendo el Ayuntamiento en la “balsa de la vila” y si no tiene derecho a realizarlas oponerse, contestándole en presidente que “se hará todo lo que sea conveniente”.
En acta de 31 de diciembre de 1910, se da cuenta por el presidente, de que el Gobernador a desestimado el recurso presentado por el Sindicato, oponiéndose a la construcción del lavadero, por lo que se decide llevar el asunto ante los tribunales.
A partir de esta fecha, debido a la suspensión del Sindicato en Julio de 1.911, y de haber asumidos sus funciones el Ayuntamiento, tal como se indica con anterioridad, no existen actas del Sindicato.
Primer lavadero antes de 1947
Tras el fallo de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo, a favor de la reposición del Sindicato de fecha 26 de septiembre de 1914, no se habla para nada del lavadero hasta que el 25 de junio de 1916, donde en acta de este día, la junta de Síndicos acuerda “desistir del pleito sobre la construcción del lavadero”.
El lavadero no fue demolido, pero el Sindicato siembre tuvo presente de que estaba construido en su propiedad, y que su construcción había sido ilegal.
El lavadero construido en 1.910 funcionó hasta 1.947, cuando con motivo de las obras de revestimiento de la Balsa la Vila se construyó el “nuevo”.
La construcción del nuevo lavadero se debió a una iniciativa del Sindicato, en el año 1.947 se estaban concluyendo las obras de revestimiento de las acequias de riego que incluía el revestimiento de la Balsa de la Vila, en el acta de la junta del Sindicato, presidido por D. Vicente Gasch Grangel, de 10 Febrero de 1947, figura el siguiente acuerdo ”Por la Presidencia se expuso a la consideración de la Junta que en virtud de hallarse reconstruyendo y hermoseando la balsa de la vila y las facilidades dadas por el Sr. Ingeniero encargado de las obras del Revestimiento para la demolición de los lavaderos existentes junto a la Balsa que son un foco de infección y cambiarlos por otros que se construyan junto al huerto de Antonio Juan Guillamón, con arreglo al plano facilitado por dicho señor Ingeniero, la Junta por unaminidad teniendo en cuenta la gran mejora que ello implicaría por la cabida de agua que se daría a la balsa y desaparecería el foco de infección que suponle actual lavadero, acordó ponerse al habla con el Alcalde de la villa y ver de llegar a un acuerdo para la pronta realización de dichas obras”.
Balsa y lavadero sobre 1.960
En la sesión extraordinaria de 23 marzo de 1947 el Presidente da cuenta de que se ha recibido una certificación del Ayuntamiento que hace referencia al acuerdo con el Sindicato en los siguientes términos ”que las obras necesarias para la construcción del expresado lavadero, cubierto, de veintidós metros de largo por seis de ancho, con arreglo al plano presentado por el expresado contratista, deberán ser satisfecha por el Sindicato de Riegos; una vez terminadas las obras de referencia el Ayuntamiento se compromete a indemnizar al susodicho Sindicato, la cantidad de siete mil pesetas que han convenido, las cuales serán abonadas en el plazo de dos años, o antes si al Ayuntamiento le fuese posible.
La Junta del Sindicato de Riegos, aprueba ordenar al contratista D. José Estupiña la inmediata demolición del lavadero y la construcción del “nuevo” según los planos y presupuesta de gastos los cuales ascienden  a catorce mil pesetas.
El Ayuntamiento, no solo no pago con anterioridad al plazo acordado, sino que tardo nueve años en realizar el pago, el cual hizo efectivo en mayo de 1.956.
El hecho de construirse a iniciativa del Sindicato y de que la aportación del Ayuntamiento fuera a tipo de “Indemnizar” confirma lo expuesto sobre la propiedad del mismo.
Estructura del lavadero tras
la ultima remodelación
Sobre finales de los sesenta o principio de los setenta, la cubierta del lavadero realizada en madera y teja catalana amenazaba ruina, el Ayuntamiento sin variar el trazado ni la corriente del lavadero y sin derivar la pared trasera del mismo lo modifico, construyendo una estructura metálica que soportaba un techo metálico este fue le ultimo lavadero,  la verdad bastante feo.
El lavadero con la estructura metálica, desde otra perspectiva
foto perteneciente al archivo de José M. Puchol.
 

Localización actual de la balsa y el
lavadero
El lavadero estuvo operativo hasta su demolición, junto con la Balsa de la Vila, para la construcción del actual edificio del Ayuntamiento. El 4 de febrero de 1979 en Junta General Extraordinaria, presidida por D. Lorenzo Sanz Capilla, la asamblea de la Comunidad de Regantes acordó aceptar la propuesta del Ayuntamiento, plasmada en el acuerdo de la sección extraordinaria del mismo de 29 de enero de 1.979 sobre el traslado de la Balsa de la Vila, para la construcción del nuevo Ayuntamiento.  Ya antes con la construcción de la red de alcantarillado y la distribución de las aguas potables a los domicilios, el lavadero había dejado de utilizarse.
Es una parte de nuestra historia que aunque desde la perspectiva actual nos parece irrelevante, tuvo su importancia, sobre todo si consideramos, la incidencia tuvo el lavadero para la higiene de la población.
l’Alcora 30 de Mayo de 2011


[1] Su primer presidente fue D. Wenceslao Balaguer cura párroco.
[2] La Fábrica Gran propiedad por entonces, de D. Cristóbal Aicart,  también tuvo un litigio con el Sindicato, por la negativa de la misma a  pagar,  por el uso del agua.

2 comentarios:

  1. Vicent, si pots, afegeixes una fotografia dels últims llavadors amb el sostre metàl·lic.
    Vicent Bosch i Paús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vicent, gracies als amic de Tasca el Repes, he pogut penjar dos fotos pera completar el article.

      Eliminar