viernes, 23 de diciembre de 2011

Lo que hemos mejorado


Mi admirado maestro y amigo, J. Manuel Puchol, ha publicado un articulo de opinión en el periódico digital “La Plana al Día”, del que me he permitido copiar su título solo con una pequeña variante él lo formula como pregunta.
En primer lugar afirmo que cualquier tiempo pasado fue peor, solo el que estuviese seguro que volviendo al pasado le tocaría ser señor y no esclavo, desearía esta vuelta.

La evolución de la Humanidad, desde esa Edad Media ha sido enorme.
De esta evolución podemos reseñar en primer lugar las mejoras materiales que poco a poco han ido liberando de la miseria más deplorable progresivamente a  mayor cantidad de personas.
Esta liberación de la miseria hizo posible que los seres humanos según J. A. Marina se liberaran de la ignorancia, del miedo, del dogmatismo y del odio, evolucionando hacia la racionalidad, la libertad individual, la democracia, las seguridades jurídicas y las políticas de solidaridad.
Es cierto que la sociedad no es prefecta, que existen los listos de turno que se aprovechan de los demás, y que existen poderes capaces de desestabilizar incluso a los Estados modernos, pero ante estos existe una Justicia que aspira a la imparcialidad, y la posibilidad de movimientos sociales, que no son reprimidos a sangre y fuego, y si en algún lugar los son, la humanidad puede expresar su rechazo.
Bien están todas estas manifestaciones con las que se pretende escenificar hechos mas o menos históricos, sobre todo en su parte lúdica, pero creo que no se debe idealizar la historia, pienso que la guerra es una barbaridad, y la historia de Edad Media en España es la crónica de  una larga y continuada guerra, de ella nacieron nuestros pueblos, y como hecho histórico debemos conocerlo y celebrarlo, siempre con la mayor rigurosidad posible.
El día de la celebración de la fiesta Medieval en l’Alcora solo puede presenciar la escenificación de la entrada de las tropas del Rey Jaime I y Ximen de Urrea, por el portal de Marco, tirando la puerta y matando a todos los “infieles” que no consiguieron escapar, como representación me gusto, reconozco el gran esfuerzo realizado por los protagonistas, y su manifiesto entusiasmo, estas actitudes son de agradecer y merecen ser ensalzadas.
Pude observar un detalle, en el mismo lugar de la representación existe un edificio de pisos en los que viven varias familias musulmanas, detrás de los visillos vi como dos mujeres observaban toda la parafernalia de la batalla, y no pude menos que preguntarme ¿qué pensaran de todo esto?.

l’Alcora, 23 de diciembre de 2.011

No hay comentarios:

Publicar un comentario