jueves, 6 de junio de 2013

Elecciones en el distrito de Llucena 1876-1923 II

Segunda parte
Distrito de Llucena.
Pueblos del Distrito de Llucena
Al distrito de Llucena pertenecían los pueblos de, Alcora, Alcudia de Veo, Arañuel, Argelita, Ayódar, Campos de Arenoso, Castillo de Villamalefa, Cirat, Cortes de Arenoso, Costur, Espadilla, Fanzara, Figueroles, Fuente la Reina, Fuentes de Ayódar, Higueras, Llucena, Ludiente, Montán, Montanejos, Pavías, Puebla de Arenoso, Ribesalbes, Sueras, Toga, Torralba, Torrechiva, Useras, Vallat, Villamalur, Villanueva de Viver y Zucaina. En total 32 pueblos de los cuales en 1.920 solo 11 tenían carretera, 2 telégrafo y 5 teléfono, el aislamientos y dispersión de los pueblos del distrito, dada su accidentada orografía era patente.

Solo con observar los pueblos que formaban el distrito electoral de Llucena, podemos ver su heterogeneidad, junto a tres pueblo de la comarca de Plana Baja, tenemos a dos del Alto Palencia, cinco del Alcalatén y veinte y uno del Alto Mijares, sin abarcar la totalidad de ninguna de las comarcas. Si la provincia de Castellón es montañosa los pueblos de este distrito se llevan la palma, no existiendo en ellos mas terreno llano que le “Pla de les Useres” y una pequeña zona al este de l'Alcora. De los poco mas o menso 32.000 habitantes que poblaban el distrito unos 12.000 se concentraban en los cinco pueblos del Alcalatén, por lo que el peso especifico de estos en las elecciones era muy importante.
Las fuerzas políticas y elecciones en el distrito de Llucena. 1876-1899

El distrito al principio del periodo era considerado como el feudo de la familia Fabra. Vitorino Fabra Gil era natural de Llucena, y fue durante el asedio al que fue sometida la población por Cabrera en la primera guerra carlista, cuando entró en contacto con el que sería su mentor y cacique supremo de la provincia, Leopoldo O'Donnell Jorís, Duque de Tetuán y Conde de Lucena, titulo este que se le otorgó por haber roto el asedio.
Victorino Fabra Adelantado
En los años cincuenta O'Donnell fundo al Unión Liberal, partido en el que estaba integrado el Cossi de Fabra. A Leopoldo O'Donnell le sucedería su sobrino Carlos O'Donnell Alvarez y Abreu con los mismos títulos. Entre 1876 y 1903 los candidatos patrocinados por el Duque de Tetuán ganaron en diez de las doce elecciones disputadas. El único miembro de la familia Fabra que llegó a diputado Victorino Fabra Adelantado, fue elegido por este distrito en 1879, en 1884,1886,1891 i 1896 fue elegido un cuñado del Duque, José Muñoz Vargas, en 1898 incluso se presento un hijo del Duque Juan O'Donnell Vargas no saliendo elegido, un hermano de este Carlos O'Donnell Vargas se presentaría en 1903 y 1905 consiguiendo el acta en 1903 por abandono de Vicente Cantos.
En tres ocasiones ganaron las elecciones frente la candidato “encasillado” por el gobierno, 1879,1884 y1901. En 1884 fue el único distrito de la provincia en que triunfó del Cossi, esta vez contra la coalición conservadora llamada “El Cossi de al Tía Javiera”, contaron con el apoyo del carlo-liberal Cristóbal Aicart, que prestó su apoyo para frenar la influencia de los conservadores en l'Alcora liderados por D. Angel Grangel Pardo uno de los mayores propietarios del pueblo, a su vez el Cossi le devolvió el favor a Aicart apoyando su candidatura por Morella en 1.886.
No solo existía Cossi en el distrito de Llucena, ya con anterioridad a la restauración, existían en el distrito dos redes clientelares que controlaban el distrito, por una parte estaba el Cossi con Vitorino Fabra Gil como principal actor, por la otras los caciques carlistas tuvieron una importante presencia, terminada la guerra carlistas, unos se mantuvieron fieles a sus ideas y no participaron en las disputas electorales, otros sin embargo se acercaron a los partidos de que se opusieron al Cossi, sobre todo al partido liberal fusionista esta fue la evolución del que fue el principal opositor al Cossi en el distrito Cristóbal Aicart Moya. En un análisis de los resultado electorales hasta 1.903, podemos observar que a pesar de las victorias del Cossi en la mayoría de las elecciones, si comparamos los votos emitidos con los obtenidos por la fuerza vencedora, podemos deducir que existía una intensa lucha electoral, siendo los resultados muy ajustados. El peso de Aicart en el distrito era importante en 1884 fue determinante su apoyo para el triunfo del Cossi, frente a los conservadores, y en 1893, aprovechando la confusión creada en el Cossi tras la muerte de Vitorino Fabra Gil, consiguió llevarse el acta de diputado por el distrito.
Las fuerzas políticas y elecciones en el distrito de Llucena. 1900-1923
Elecciones 1903
A partir de 1900 la supremacía del Cossi en el distrito se puede dar por terminada, en las elecciones de 1903, fue elegido Carlos O'Donnel tras la renuncia el día anterior de las elecciones de Vicente Cantos, el motivo de la renuncia se debió a las noticias sobre el arreglo de las votaciones en el pueblo de Les Useres, donde los anticossieros acordaron votar en bloque a O'Donnel con lo que victoria de Cantos era imposible.
Elecciones 1904
Vicente Cantos Figueroa
En junio de 1.905 Alfonso XIII, encarga la formación del gobierno al liberal Montero de los Ríos, este convoca elecciones para el 10 de septiembre, lo curioso es que en el distrito de Llucena, se presentan dos candidatos con la etiqueta de liberales y adictos al gobierno, Carlos O'Donnell y Vicente Cantos, en esta ocasión Cantos que se definía como anticossiero ganará por primera vez las elecciones en el distrito.
Elecciones 1907
La perdida de las elecciones por parte del Cossi en el distrito en 1905, fue considerada por la familia Fabra como una derrota personal, sobre todo por haberse producido frente a Vicente Cantos apadrinado por Cristóbal Aicart. Cuando Antonio Maura formó gobierno en enero de 1907, el Cossi desplegó toda su influencia para dominar la maquinaria electoral, así en Llucena se suspende al alcalde, en Les Usere, se suspendieron cuatro concejales anticosieros con la acusación de haber cometido abusos, en Arañuel el gobernador nombra tres concejales del Cossi para completar el ayuntamiento, en l'Alcora se suspende la mayoría anticossiera del ayuntamiento por la acusación de la venta fraudulenta del edificio del Ayuntamiento, esto parece que se llegó a realizar pero los liberales alegaban de se pretendía trasladar el Ayuntamiento a un antiguo convento de la localidad y destinar el dinero de la venta a la construcción de unas escuelas. Lo que si es evidente es la venta si se realizó se debió de retrotraer, el edificio del antiguo Ayuntamiento sigue siendo de propiedad municipal.
Otro asunto que aumento la crispación política en l'Alcora, fue la constitución del Sindicato de Riegos, por aquella época el famosos vicario de la Sangre, D. Wenceslao Balaguer erá párroco de l'Alcora, y fue junto a los mayores propietarios de la huerta el promotor del Sindicato, siendo su primer presidente, a esto se opuso con todos los medios a su alcance Cristóbal Aicart, pues representaba el perder el control del riego de la Huerta Mayor por parte del Ayuntamiento el cual habitualmente estaba bajo la influencia de Aicart, esta circunstancia debió de pesar a la hora de elegir por parte del Cossi al candidato para oponerse a Cantos, Salvador Guinot, sobrino del jesuita Antonio Vicent y uno de los mas entusiastas seguidores de sus doctrinas, junto al cual creó el Sindicato Católico de Castellón, a parte era un influyentes miembros del Sindicato de Riegos de Castellón. La presencia en l'Alcora de los dos antiguos correligionarios Balaguer y Aicart fue un enfrentamiento constante. (ver actas del Sindicato de Riegos).
El vencedor fue Salvador Guinot con 3.978 votos frente a los 3.672 obtenidos por Cantos, que impugno las elecciones, no siento considerada la impugnación. Se dio el caso “curioso” de que en Les Useres se produjo un empate de 346 votos. En l'Alcora a pesar de todas las presiones gano Cantos con 507 votos frente a 465 de Guinot.
En 1907 se elabora una nueva Ley electoral, en ella se establece que el censo electoral sera elaborado por el Instituto Geográfico y del Catastral, se declara el voto obligatorio, se traspasan al Tribunal Supremo el poder decisorio sobre la validez de las actas, en el artículo 29 se establecía la proclamación directa en los distritos en los que no hubiera lucha, es decir, donde el número de candidatos fuera igual al de puestos a cubrir.
Elecciones 1910
Ante las elecciones de 1910 los partidos con posibilidades de presentar candidatos, no dudaron en hacer uso de las prerrogativas de artículo 29, pactando todos los puestos de diputados de la provincia excepto el de Nules, a consecuencia del dicho pacto el distrito de Llucena fue reservado a Vicente Cantos, que se afianzaría como líder del partido liberal en la provincia, aunque por su actividad política en Madrid , el cargo de presidente del partido seria ejercido por Cristóbal Aicart.
Elecciones 1914
Tras el largo gobierno de Canalejas, prolongado tras el asesinato de este en noviembre de 1912 por Romanones, el 27 se octubre de 1913 el Rey encargó la formación de gobierno al conservador Eduardo Dato, este suspendió las cortes dos días después de su designación, pero no fueron disueltas hasta el 2 de enero de 1914, El 12 de febrero se convocaron las elecciones para el 7 de abril.
En esta ocasión habrá lucha electoral en todos los distritos menos el de Castellón que se reserva a los republicanos. En el distrito de Llucena, el gobierno de Madrid nombro candidato afín al Marqués de Grijaba, que se enfrentaría a Vicente Cantos, los conservadores en un intento de arrebatar el distrito a Cantos, desplegaron una frenética actividad en el mimo, Grijaba junto al presidente del partido Tiburcio Martín visitaron casi la totalidad de los pueblos. La falta de arraigo de Grijaba en la provincia y el distrito fue muy criticada por el “Heraldo de Castellón”, periódico afín al partido liberal, Cantos gano las elecciones por 4.087 votos frente a los 3.457 conseguido por Grijaba. Un hecho significativo es que por primera vez en la localidad de Llucena, el candidato promocionado por el Cossi perdía la elecciones, Grijaba consiguió 469 frente a 519 de Cantos.
Elecciones 1916
En las elecciones de 9 de abril de 1916, con un gobierno de signo liberal presidido por Romanones, se volvió al pactismo de 1910, se produjo lucha electora solo en dos distritos, Nules y Segorbe, el distrito de Llucena se le reservo a Vicente Cantos, que fue proclamado diputado por el artículo 29.
En el otoño de 1917 la situación del país es de crisis profunda tanto económica como social, esto propició la aparición de un movimiento revolucionario determinado por la Huelga General Revolucionaria, las Juntas Militares de Defensa y la Asamblea de Parlamentarios, el Gobierno de Dato proclamo el estado de guerra, con lo que con la ayuda del ejercito en un principio controlo la situación. Una nueva ofensiva de la Asamblea acabó con el gobierno de Dato, con lo que se formó un gobierno de concentración Nacional formado por la Lliga de Cambo y las Juntas Militares, con la colaboración de liberales, conservadores y regionalistas presidido por el liberal García Prieto.
Elecciones 1918
El 10 de enero de 1918, García Nieto mediante Real Orden, disuelve las cortes, convocando elecciones para el 24 de febrero.
En las elecciones de 10 de enero de 1918, en la provincia de Castellón se dieron todas serie de situaciones que reflejan la complejidad de la situación política, así algunos distritos se pactaron en Madrid por los partidos conservador y liberal, Llucena, Albocacer y Vinaroz. En Morella los liberales se retiraron el ultimo día protestando por un apaño y compra de votos por parte del candidato conservador. En Castellón se preparó una candidatura para oponerse a los republicanos que al final no se presentó. En Nules se presentaron cinco candidatos dos liberales, dos conservadores y un republicano, y en Segorbe donde para sorpresa de todos se presenta una candidatura regionalista, patrocinada por Ignací Villalonga Villaba, frente a Navarro Reverter Gomis. En Llucena será proclamado diputado Vicente Cantos por el artículo 29.
Elecciones 1919
El fracaso del gobiernos liberales de García Prieto y Romanones, Antonio Maura fue nombrado jefe del gobierno el 15 de abril de 1919, disolviendo las cortes y convocando elecciones para el 1 de junio.
En la provincia de Castellón, la configuración de los partidos políticos sigue con la misma dinámica que en la elecciones anteriores, los distritos electorales parece que sean propiedad de los mismos diputados de siempre, en Castellón y Albocacer, no habrá elecciones por presentarse solo un candidato, en un principio en el distrito de Llucena, parece que nadie la va a a disputar el escaño al liberal Vicente Cantos, pero el incidente de la pieza de cerámica del Calvario en el que se vieron implicados Cristóbal Aicart y el propio Cantos, hizo que los conservadores albergaran esperanzas de ganar el distrito, desde Madrid se preparo la candidatura de José Luis de Goyoaga y Escario, persona de confianza de La Cierva, el cual recibirá el apoyo de los principales dirigentes del partido conservador, incluso Chicharro que se presentaba por Nules, acompañó a Goyoaga a los principales pueblos del distrito.
Los incidentes de l'Alcora se produjeron al desaparecer una de la piezas de cerámica de las cruces del calvario, (el Descendimiento del Señor).
Placa de cerámica del Descendimiento del Señor
Según relatá Vicente R. Alos [1] “La denuncia partió del cura Cristóbal Pastor y fue recogida en un mitin en el que intervino el batallador Jaime Chicharro quien habló de “quitar de en medio y aventar a los caciques” en clara alusión al representante de Cantos el la provincia Cristóbal Aicart. Hubo una manifestación anticantista en la población en la que se llegó a apedrear una lapida con el nombre de Vicente Cantos.
Heraldo” reprodujo unas manifestaciones de Aicart en la que tachaba todo el asunto de político y culpaba al cura Pastor y a Jaime Chicharro de los incidentes, aún reconociendo que se hizo la venta del azulejo por parte del cura, intimo amigo suyo, Juan Vilar Domingo, quien a su vez alegó que la realizó con pleno conocimiento del Obispo, el cual lo negará.
El cura Juan Vilar Domingo remitió una carta a la “Provincia Nueva”, explicando que desde hacía más de cuatro años el marqués de la Calzada quería comprar los catorce azulejos del Calvario, a lo que él se negaba. Posteriormente insistió en la compra de al menos un azulejo, a lo que el cura puso una seria de condiciones que serían aceptadas por el marques;
lº Que el señor marqués en persona pediría al Sr. Obispo el competente permiso para que yo pudiera venderle el azulejo, lo cual equivale a que el Sr. Obispo hiciera la venta.
2º Que el marqués daría por el azulejo 500 pesetas, las cuales integras se invertirían en reparar los peirones de las 14 estaciones y en arreglar los andenes.
3º Que el marqués traería a Alcora uno de los mejores pintores ceramistas de España para que sacase un calco y pintase y fabricase luego una copia fiel y exacta que había de substituir al azulejo que el marqué pretendía, corriendo los gastos de todo esto a cargo del marqués.
4º Que el azulejo que se quitara quedara en la casa Abadía de Alcora hasta tanto que , transcurridos algún tiempo, estuviese yo cierto y seguro de que no había sido mal recibida por el pueblo fiel la sustitución”.
Aicart por su parte, culpará al cura Pastor y especialmente a Jaime Chicharro de ser los culpables de soliviantar los ánimos de los ciudadanos de Alcora.
Las manifestaciones de Aicart serán contestadas en sendas cartas por le cura Cristóbal Pastor y por Jaime Chicharro. El primero decía-
Sin sorpresa alguna, he leído el Heraldo de Castellón, que don Cristóbal Aicart (…) hace desprecio de mi persona, mintiendo a sabiendas en sus afirmaciones. Dicho señor quiere atribuir la protesta a otros respetables señores y a mi, que ni siquiera la vi, por estar esa tarde en el campo y por la noche administrando el Santo Viático a un enfermo. Dice dicho señor, que no tengo oficio ni beneficio, tal vez lo tuviera aquí en la población, como lo tenía, si perteneciese a la política anticristiana y liberal del señor Aicart, pero los deberes del sacerdote ser mas dignos y elevados (...)”
Por su parte, Chicharro en su contestación a Aicart dice
Yo he ido a Alcora varias veces a atacar al caciquismo. Cierto, ciertísimo. Como volveré, no soloa Alcora sino a los demás pueblos, a ver si consigo descuajarlo, quitarlo de en medio aventar los cenizas.
Pero no he ido robando a nadie, procesando a nadie, como han robado, procesado y calumniando otros para amedrantar a las gentes y aprovecharse de su timidez”.”
Tras estos hechos Cantos aunque gano las elecciones en el distrito, con un gran triunfo en el pueblo de Llucena con 224 votos de diferencia, perdió en l'Alcora con 263 votos por 381 que consiguió Goyoaga, lo mas significativo fue la fuerte abstención producida el l'Alcora, en las lecciones de 1914 votaron 992 electores y en las 1920, novecientos cincuenta y dos, sin embargo en estas de 1919 solo votaron 644 electores.
Una consecuencia positiva aunque indirecta, fue que el azulejo no se repuso en su cruz del calvario, cuando se destruyeron la cruces y desaparecieron los azulejos en 1.936, este se pudo salvar, siendo uno de los cuatro azulejos originales del Calvario que están expuestas en el “Museu de Ceràmica de l'Alcora”.
Elecciones 1920
La gran conflictividad social de la primavera de 1920, propició en fracaso del gobierno de Maura, como el de los también conservadores de Sánches de Toca y Allende Salazar, volviendo a formar gobierno Eduardo Dato con fecha 5 de mayo 1920. Las Cortes que tuvieron su ultima sección el 25 de abril no se volvieron a reunir, hasta el 2 de octubre no se disolvieron, y no se convocaron la elecciones hasta el 27 de noviembre, fijándose para el 19 de diciembre.
El pacto a nivel nacional entre el conservador Eduardo Dato y el liberal García Prieto, dejó al los ciervistas (mayoritarios el Castellon) fuera del reparto de candidatos, con lo que presentaron candidatos tanto en distritos resevados a conservadores como a liberales.
Ignasi Villamonga Villalva, en 1955
ya como director del Banco Valencia
En el distrito de Llucena, el partido conservador ciervista presento en estas elecciones como oponente a Vicente Cantos, quien se presentaba como encasillado por el gobierno de Dato, a Ignaci Villalonga Villalva, con la etiqueta de regionalista, Ignasi Villalonga aunque natural de Valencia, tenia una fuerte ascendencia en el distrito, su familia era oriunda de Figueroles, poseían una extensa finca entre los término de Figueroles y Llucena, Ignacio Villalonga Grangel, heredero material y político de D. Angel Grangel Pardo en l'Alcora, estaba emparentado con él, esto hizo que la plana conservadora ciervista, lo considerara el candidato perfecto para arrebatarle el acta a Cantos.
Villalonga ganó en l'Alcora y por supuesto en Figueroles, a pesar de estar avalado por Luis Fabra perdió en Llucena, como ya se ha comentado la familia Fabra había perdido su influencia en el citado pueblo. Cantos consiguió 3.975 votos, consiguiendo Villalonga 3.497.
Elecciones 1923
Las ultimas elecciones de la restauración se celebraron el 29 de abril de 1923, la lucha en la provincia de Castellón siguió la misma pauta que en las elecciones anteriores, los mismos candidatos con los mismos apoyos las mismas intrigas al margen de la realidad social del país.
En el distrito de Llucena no hubo lucha electoral consiguiendo el acta Vicente Cantos por el articulo 29.
Conclusiones
El sistema político canovista estaba agotado, el fuerte dominio de los caciques y los arreglos electorales propiciados por los partidos conservadores y liberales, excluyeron de la concurrencia política, a las fuerzas sociales emergentes, la continua agitación social con un clima de violencia extrema que culmino con el asesinato del primer ministro Eduardo Dato el 8 de marzo de 1921, y las reivindicaciones de los nacionalismos periféricos hacían imposible la gobernación del Estado, los militares a través de las Junta de Defensa mostraban su impaciencia a los políticos para que solucionasen la crisis social y política por la que atravesaba el país, a esto se sumó el desastre de Annual el 22-6-1921, en el que se implicó el propio Rey, como promotor de la desastrosa operación militar, lo que dejo al país sumido en un profundo desencanto e indignación, el 23 de setiembre de 1923 el capitán general de Cataluña, Primo de Rivera, lanzo un manifiesto en el que instaba al soberano a separar a los políticos del gobierno del Estado. Alfonso XIII aceptó y el gobierno presidido por García Prieto, presento su dimisión.

Alfonso XIII y Primo de Rivera (1929)
Si a nivel de Estado, las fuerzas políticas no supieron o no quisieron adaptarse a los cambios que la dinámica social demandaba, y propiciar la participación e las fuerzas emergentes en la vida política, esto fue todavía mas notorio en la provincia de Castellón, los mismos políticos en función del apoyo de los caciques locales dominaron los distritos electorales durante varias elecciones, el republicanismo de la capital no era un rasgo de progreso, si no mas bien la acción de un grupo, mas o menos comprometido con las capas populares y permitido por los caciques provinciales, lo cuales dominaban los partidos dinásticos, y a quienes les resultaba cómodo el republicanismo desnatado de Castelló, hasta el punto de frenar las iniciativas de los partidos dinásticos a nivel nacional para desplazarlo.
En el distrito de Llucena la supremacía del Cossi fue total hasta final del siglo XIX, en el siglo XX fue el partido Liberal y Vicente Cantos los que hicieron suyo el distrito, apoyados por Cristóbal Aicart, es significativo el cambio de tendencia en los pueblos de l'Alcora y Llucena , en las últimas elecciones, ganaron en l'Alcora los conservadores a pesar de la influencia de Aicart y en Llucena los liberales a pesar de los Fabra, quizás esto fuera la expresión del rechazo de las gentes a los caciques de siempre, votando lo contrario de lo que se habían vistos obligados a votar durante todo el periodo.
Si bien Vicente Cantos evolucionó hacia el republicanismo radical, llegando a ser ministro de la II República de la mano de Lerroux, en la época estudiada no supo o no quiso abrir el distrito a las nuevas realidades, podemos decir que su actuación no dejaba de ser la de un cacique más, que apoyado por el dinero de su suegro Sainz de Carlos (quien hizo suyo el distrito de Vinaros), usaba el escaño en su propio provecho, cosa habitual en aquel tiempo.
En cuanto de Aicart como dueño desde 1892 de la fabrica de loza y porcelana de l'Alcora su prioridad era el mantener sumisos a los trabajadores de la fábrica, lo que conseguía con facilidad ante la crisis que padecía la agricultura y el trato que recibían los jornaleros agrícolas por parte de sus oponentes los grandes terratenientes.
Otro circunstancia común a las comarcas del interior en esta época fue la fuerte emigración, en el distrito de Llucena debió rondar la cifra de 8.800 personas, en l' Alcora fueron 1.290 las personas que abandonaron el pueblo durante el periodo, aunque no hubo despoblación, la cifra de habitantes se mantuvo estable durante todo el periodo, periodo en el que ya se da una dinámica moderna en la evolución demográfica con altas cifras de nacimiento y bajas defunciones, la emigración en l'Alcora se tiene constancia que se dirigió en su mayor numero hacia Barcelona, existiendo algún caso de emigración a ultramar, muchos de los emigrantes a Barcelona contactaron con los movimientos anarquistas, algunos regresaron cuando la situación en Barcelona se hizo insostenible durante los primeros meses de la Guerra Civil, su actuación fue uno de los determinantes de la extrema violencia sufrida en el distrito, sobre todo en l'Alcora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario